Inteligencia Artificial

La revolución del Internet De Las Cosas

Inteligencia Artificial, Internet De Las Cosas, Smart Cities o Ciberseguridad son términos que cada vez se escuchan con más fuerza en la actualidad ya que a día de hoy cientos de empresas están invirtiendo en estos sectores.

El Internet de las cosas (IoT) fue un término acuñado por Kevin Ashton, pionero tecnológico británico que trabajaba en la identificación de radiofrecuencias (RFID) y concibió un sistema de sensores universales que conectaban el mundo físico a Internet. Esta tecnología o tendencia, consiste en conectar el máximo número de objetos entre ellos y con las personas, compartiendo información en tiempo real para que los datos recibidos sean útiles y aprovechables.

Desde que Internet llegó a nuestras vidas, la red ha cambiado la vida de millones de personas, modificando desde nuestros hábitos hasta la forma de relacionarnos entre nosotros y con el mundo que nos rodea.

España estima gastar este año una media de 13.000 millones en IOT en este año.

España, al igual que otros países europeos, ya ha comenzado a apostar por este tipo de tecnología, aunque aún se encuentra muy lejos de los países que encabezan la lista de inversores en IoT como son Estados Unidos y los países asiáticos.

Según telekomkh, uno de los ejemplos más simples en nuestra vida diaria sería tener conectado el móvil a los electrodomésticos para iniciar ciertas tareas como activar la lavadora a distancia en el momento de menor coste de la electricidad. Este fenómeno a gran escala crearía las llamadas Smart Cities, que son ciudades inteligentes que emplean las tecnologías de la información para garantizar la sostenibilidad, mejorar su eficiencia y reducir su impacto medioambiental. En este sentido, Sevilla, Barcelona, Málaga, Zaragoza, Valencia, Logroño y Santander lideran el ranking de Smart Cities en España.

smart cities

Los perfiles tecnológicos que estarán más demandados en 5 años

La demanda de perfiles expertos en ciberseguridad, como el Data Protection Officer o Delegado en Protección de Datos o los Consultores de Hacking-Ético serán algo totalmente cotidiano ya que Internet y la ciberseguridad tienen una relación muy estrecha.

Otros perfiles como los Arquitectos de Desarrollo y Sistemas serán fundamentales para crear sistemas que permitan la recepción de datos de los objetos, la conexión a internet, el envío de información y en muchos casos la opción de poder controlar ese objeto desde otro punto físico

Los Data Scientist y Data Analyst tienen y tendrán un papel importante en el día a día de las empresas para poder realizar análisis de los datos obtenidos y construir modelos predictivos de comportamiento.

Internet supera los 3.149 millones de usuarios en todo el mundo y actualmente, tan solo se utiliza en torno el 10% de la información de estos millones de usuarios por lo que el presente y futuro de cualquier entidad deberá centrarse en sacar partido a toda esa información, si quieren adaptarse a un mercado tan cambiante.

George-R

El IoT es una de las oportunidades tecnológicas más codiciadas de la actualidad. Los especialistas predicen que en 2020 existirán más de 30.000 millones de dispositivos electrónicos conectados a la Red (una media de tres por cada ser humano que viva en el mundo), aunque otros estudios afirman que en los países más desarrollados existirá un promedio mucho mayor de dispositivos  instalados en cada hogar.

Ejemplos significativos del IOT en diferentes sectores

Los sectores más destacados son: automoción (procesamiento de datos para ofrecer rutas alternativas), energía, logística (implantación de chips para agilizar la verificación de inventarios), salud, telecomunicaciones y la domótica.

A continuación, se muestran varios ejemplos de cómo el IoT está cambiando y cambiará nuestras vidas:

Marketing

Se puede aplicar la tecnología “Machine Learning” para medir los riesgos a los que se podría enfrentar una marca mediante métricas preventivas.

Domótica

A nivel doméstico sus aplicaciones serán tan variadas, como que tu frigorífico podrá detectar su contenido y en función de tus gustos, encargar de forma autónoma tu compra por internet para que te la traigan directamente a casa o mandarte una notificación preguntándote lo que quieres antes de hacer el pedido. También podrás ordenar a la calefacción que se encienda antes de que llegues a casa a través de tu teléfono móvil o comprobar que todo va bien en tu vivienda si te encuentras fuera.

Salud

Un espejo, como WizeMirror o algún modelo similar, podrán determinar si tienes síntomas de alguna enfermedad y hacerte recomendaciones de salud sólo con reflejarte en él.

Un cepillo de dientes inteligente y conectado a la red podrá encontrar si tienes caries y ponerte en manos de tu dentista, afirman desde Robotsia.

Relojes inteligentes monitorizarán tus constantes vitales y avisarán a los servicios sanitarios si tienes algún problema o alguna urgencia (un infarto, por ejemplo).

Transporte

Cambiará la manera de desplazarse de las personas y los objetos en sí. Nuestro vehículo autónomo detectará en qué lugar de la ciudad nos encontramos, por geolocalización, y pasará a recogernos en cuanto se lo comuniquemos.

Al igual que solicitar a un dron que nos traiga cualquier objeto a casa, incluso nuestra compra mensual de alimentos.

Sin duda alguna, el Internet de las Cosas ayudará a mejorar múltiples servicios públicos y privados.

SEGURIDAD EN IOT

En el Big Data to Action 2017 se abordó la parte más complicada y oscura de la revolución tecnológica que no es otra cosa que el cibercrimen. En 2016, el impacto económico de los ciberdelitos a nivel global superó los 450.000 millones de dólares. Las empresas cada vez están más mentalizadas de la amenaza real que supone este tipo de ataques y que es esencial contar con las herramientas de Big Data apropiadas.

Aquí entran en juego dos factores y términos clave: El Cloud Computing y el Fog Computing.

Al actor principal es el Fog computing, que se trata de un modelo en el que los datos, procesamiento y aplicaciones se concentran en los diferentes dispositivos al borde de la red en lugar de existir casi en su totalidad en la nube.

Esta concentración significa que los datos pueden ser procesados localmente en dispositivos inteligentes en lugar de ser enviados a la nube para su procesamiento central. Esto por un lado aumenta la seguridad y por otro lado da respuesta a las demandas del cada vez mayor número de dispositivos conectados a IoT.

Los detractores de este tipo de tecnologías como el Internet de las Cosas y servicios en la nube afirman que supondrán importantes riesgos y problemas de seguridad y privacidad por lo que las empresas tendrán que seguir 6 estrategias claves para garantizar la ciberseguridad de su entidad.

Sin duda alguna, el Internet de las Cosas está aquí y ha llegado para quedarse y cambiar nuestras vidas de forma radical.

 

 

 

Deja un comentario